Icono del sitio Nuevo Norte

Té de cáscara de limón: Beneficios y cómo prepararlo

Si te apetece una bebida caliente y nutritiva, un té de limón con cáscara es una opción maravillosa, ya que no sólo sabe bien, sino que tiene muchas ventajas para la salud.

Normalmente sólo utilizamos el zumo de los limones y tiramos las cáscaras, pero la cáscara puede ser bastante beneficiosa si se utiliza en un tratamiento hidratante.

La cáscara de limón es rica en antioxidantes, como el D-limoneno y la vitamina C, y los estudios han demostrado que contiene una serie de sustancias químicas bioactivas que pueden ofrecer diversas ventajas para la salud. Además, la cáscara de limón tiene una mayor actividad antioxidante que la de la mandarina o la naranja, según una investigación.

¿Cuáles son las ventajas de consumir cáscara de limón?

Hablemos de los beneficios de la cáscara de limón para la salud humana. El limoneno, la hesperidina y la naranjina son flavonoides presentes en la cáscara de limón.

La importancia de estos flavonoides, que hacen de la cáscara de limón un gran alimento, está en que no son producidos por el cuerpo humano, sino que se obtienen de la cáscara de los cítricos y ayudan a proteger el cuerpo humano que los consume de agentes oxidantes como los rayos ultravioleta, la contaminación y de ciertas sustancias químicas que están presentes en los alimentos. Ahora tenemos una razón de peso para querer preparar un té de cáscara de limón.

¿Es cierto que el té de cáscara de limón ayuda a adelgazar?

El té de cáscara de limón, según la opinión generalizada, puede ayudar a perder peso. Sin embargo, no hay pruebas científicas que lo respalden. En cambio, el té de cáscara de limón puede considerarse una alternativa saludable a los zumos industriales, las bebidas gaseosas y las aguas aromatizadas.

¿Cómo preparar té de cáscara de limón?

  1. Hervir las cáscaras de dos limones en medio litro de agua durante 15 minutos es un método para hacer té de cáscara de limón.
  2. Hierve la hoja de stevia seca durante 4 minutos en medio litro de agua por separado.
  3. Después, combina ambas aguas en una jarra con el zumo de dos limones sin cáscara.
  4. Lleva a ebullición un litro de agua y añade 2 cáscaras de limón limpias si te gusta el té de cáscara de limón con miel. Cuando el agua haya hervido, añade el zumo de 1 limón y continúa la cocción durante otros 20 minutos.
  5. Deja que la infusión se enfríe durante 10 minutos antes de probarla, y luego añade la miel. Una vez que la infusión de cáscara de limón se haya enfriado, guárdala en un tarro de cristal en la nevera.

No importa si lo bebes a durante el desayuno, a la hora de la merienda o a última del día; los resultados son los mismos.

Salir de la versión móvil